abril 11, 2010

El maestro amor después del amor Crítica a "Confía", el nuevo trabajo de Fito Páez.

DIARIO LA VOZ. Emanuel Rodríguez

Si algo aprendimos escuchando a tipos como el Fito Páez joven es justamente a no confiar en tipos como el Fito Paez viejo. Por eso el pedido que hace Fito en este disco no deja de sonar un poco fuera de tiempo y lugar, como si fuera inevitable asociar lo de “confía” al gesto canchero de Carlos Calvo cuando le decía a su amigo, “vos fumá”.

Sucede lo siguiente: antes de perder el poder de síntesis, Fito supo ser el abanderado de un rock ligeramente rebelde, furioso y sensible. Ahora, en cambio, sus letras son tan descriptivas que uno olvida, en medio de la canción, qué era lo que Fito estaba describiendo. La rebeldía deviene pedagogía, y el disco se llena de consejos de autoayuda para chicas perdidas y chicos listos.

“La vida son los círculos, los círculos dan vuelta y los círculos se van”, nos dice, “cada día es una oportunidad de salir a la calle y enfrentar al viento”, “las chicas buenas van siempre al cielo y las malas donde quieren”, “sólo se trata de caminar, vas caminando no hay nada más”, “todos le echamos fuego al leño del amor”... la verdad es que las canciones nuevas de Fito parecen un compilado de aforismos para uno de esos gurúes de Facebook, en ese tono vitalista pero un tanto pretencioso que tienen las sentencias y las definiciones.

“Así es la ley de la vida, es una ruleta rusa hecha de cal y de arena, de principio y final”, insiste. Desde Circo Beat en adelante se dice que Fito transmite mejor el dolor que la felicidad, que sus discos “viejos” y desesperados y desolados son mejores que sus discos de hombre feliz. En Confía, que tiene canciones tristes, da la sensación de que el problema no es la felicidad sino la docencia, la actitud como de un Paulo Coelho con una destacada noción del ritmo.

Cuando no renuncia a contar historias, aparece algo de un Fito confiable, pero cuando se deja llevar por la tentación de enseñarnos de qué se trata la vida, su rock se vuelve una doctrina, una religión cuyos ritos han perdido el encanto.

Por lo demás, el disco –que fue grabado en parte en una hostería de Cruz Chica, provincia de Córdoba– es sumamente cómodo, apto para el mp3 durante una caminata matinal por el Parque de las Naciones o por uno de esos paisajes que salen en las tapas de los libros de autoconocimiento y superación personal. Por acuerdo o desacuerdo con la catarata de consejos que ofrece, Confía viene bien para levantar el ánimo, contemplar con cierta sensibilidad la decadencia de los demás y repetir “tiempo al tiempo, dale tiempo al tiempo”.

El disco

Confía
Artista: fito páez
Sello: Sony Music
Calificación: Regular

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Creo que estoy de acuerdo. Aunque Confiá me parece que es un poco más que letras descriptivas y de doctrina.
Saludos.
Ben

8:18 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Fatal, shakiresco.

1:10 p.m.  
Blogger Alberto Mario Carlos said...

Totalmente de acuerdo, gran crítica.

9:29 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home